Skip to content

¿A dónde vas?, manzanas traigo

febrero 24, 2011

Puede ser que no hayamos  sido capaces de explicar,  con más acierto, los motivos que tenemos para solicitar una documentación sobre la Mancomunidad de Aguas a su Presidente Javier Navarro. Son unos datos que tenemos el derecho y la obligación de conocer por el cargo que ocupamos. Y nos sorprende la respuesta tan airada, por parte de alguno, solo porque haya aparecido en los medios de comunicación.

En el Pleno celebrado el jueves 17 de febrero, un Concejal le pregunto al Alcalde una cosa muy simple, todo comenzó así: “una persona relacionada con el Alcalde ha hecho comentarios públicos en un tono de voz tan alto, que permitió a todos los presentes escuchar lo que decía. Esta persona estaba presumiendo, en un tono de cierto desprecio hacia el resto de empresas del ramo de Corella, de que un familiar del Alcalde estaba trabajando para la Mancomunidad de Aguas del Moncayo. Alguna de las personas no daban crédito a lo que oían.

Esto era todo, se le pidió información y las facturas (si las había), en el caso de ser ciertos estos comentarios, el concejal en cuestión le pidió la dimisión como Presidente de la Mancomunidad.

La respuesta del Alcalde fue negarse a ofrecer la información y acusar de mentiroso al concejal preguntador. Para luego, en una actitud de enfado y nervios, decir que a su familiar ahora se le contrataba mucho menos que antes, todo esto en un tono de voz  y  de unas formas impropias de un representante público.

Nadie discute el derecho de todos los ciudadanos de poder trabajar para una administración pública, lo que se discute es si ha tenido en cuenta el Presidente la obligación de ofrecer trabajo a todos los ciudadanos, de pedir ofertas al resto de empresas del mismo gremio. Por otro lado, ser un cargo público de la relevancia que puede tener la Alcaldía de Corella o la Prescindencia de la Mancomunidad, tiene muchas cosas buenas, pero lleva aparejada algunas obligaciones como son las limitaciones de poder participar de las ofertas a los familiares cercanos. La explicación de que antes también trabajaba la empresa familiar y más que ahora, no vale: antes no era familiar del presidente de la mancomunidad y ahora sí.

Y menos aún vale si ahora factura menos que antes, nadie le ha preguntado por la gestión anterior, si tiene algo que denunciar que lo haga. Nosotros queremos conocer datos de la gestión de Javier Navarro y el dato que ha sacado a la prensa solo pretende confundir, es un dato tremendamente manipulador. No es relevante si facturó más o menos, tiene que explicar que porcentaje de todo el trabajo de la mancomunidad facturó la empresa de su familiar. Lo grave puede ser que todo el trabajo se lo haya encomendado a su familia y entonces no le quedará otra salida que dimitir. Porque es él y no otro quien decide a quien contratar, que no se escude en otros, y como siempre hace,  culpar a los demás.

Por lo visto hasta ahora, con la falta de voluntad de darnos la información,  tendremos que esperar para conocer todos los datos a los que tenemos derecho. Y por nuestra parte solo nos queda: analizar los datos, valorarlos y  actuar. Y el Alcalde con los suyo: “¿a dónde vas?,  manzanas traigo”

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: